Sofía se escribe con S XX

Sobre

Sobre blanco, seriedad y elegancia ante todo. Su minúscula y desordenada letra rompía el protocolo; una gota de sangre acompañaba al escrito.
Aún se percibía el perfume de ella, las lágrimas brotaron de sus ojos… ¿Qué le podría decir? No quería leerlo, había demasiado que no quería saber, no quería reabrir esa herida, dolería mucho; sin embargo, es aquella curiosidad humana la que lo hizo caer en tentación.


Aquella vez, tenía el presentimiento que estaba ella allí pero no importaba, se lo merecía. No pensó que terminaría así.


“Cómo es posible que lo puedas creer… Cómo es posible que tú, siendo tú mi mejor amigo, te dejes llevar por mi ira…conociéndome desde hace mucho” Qué podía ser, el daño estaba hecho; no importaba el contexto, ella habló y dijo lo que dijo, y aunque estuviera enojada, tenía toda la razón...


Lo abrió, no había nadie y el volver a ver su letra estremeció su alma:
“No puedo escribir, todo me da vueltas y te quiero… te quiero pedir una, ya que no vamos a estar de nuevo juntos. Pero promete que lo harás. Cierra los ojos, muy fuerte. -Sé que soy ridícula, siempre lo has sabido, pero ahora tienes que hacerme caso. Ayúdame con esto, ¿vale?- Cierra los ojos e imagina aquel lugar donde siempre te has sentido feliz y a las personas que te hacen sonreír -no importa si yo no estoy incluida…-.” No sabía por qué, se la imaginaba llorando en su cama, sufriendo; se le partía el alma: “Soy un monstruo”, pensaba. “… Imagina que la persona más importante para ti está ahí contigo, te sonríe, te abraza, te cuida. No te pido, que me imagines a mí, aunque sabes que yo lo daría todo porque sí, me encanta abrazarte, lo haría gustosa… Tan sólo imagina que esa persona que está contigo que te sonríe te susurra que siempre estará contigo, que está contigo que no tienes porqué sentirte triste, verás que todo te saldrá bien. Abre los ojos y sonríele al mundo. Sé feliz. Y cada vez que te sientas así de triste, haz lo que te he dicho: Imagina que eres feliz, créelo con todo tu corazón… y lo serás… Ya verás Sebas. Todo estará bien. Sonríe. Hasta siempre. Sofía.


PD: Solo prométeme una cosa más, nunca me olvidarás, ¿verdad? Yo nunca te voy a olvidar… Yo te quiero Sebas y nunca me cansaré de decirlo”


Y él la recordaba como una dulce niña, alguien que siempre estuvo con él, su sonrisa y su apoyo. Le hubiera gustado tanto que la carta terminase ahí… “Estoy muerta. Acéptalo. -Aunque supongo que él que leas esto es el primer paso para hacerlo-.Al menos, para ti lo estoy… desde hace tiempo… de la misma forma en que tú, mi mejor amigo, has muerto para mí.”


Ella tenía razón, ya lo peor había pasado. Sofía ya no era su Sofía, Sofía como la conocía, la dulce niña del apoyo y la sonrisa no existía más. Había muerto. Y él no puedo hacer nada para ayudarla…pues para ella nunca fue suficiente, ni nunca lo sería. Esperaba tan sólo que alguna vez lo perdonase y que estuvieran juntos de nuevo. “Yo sí te quiero y siempre estaré para ti, siempre seremos amigos”. Era demasiado tarde. Abrió las cortinas, y al parecerle ver su espectro su piel se erizó, corrió y salió por donde había entrado. Ya no quedaba algún rastro de él, solo había ido por eso, solo quería llevárselo y darle fin a todo. No quería recordarla a ella, ni pensar en lo triste y gris de su vida actual. Él no tenía toda la culpa, ni siquiera ahora la tenía, no quiso sentir melancolía por ella. Él solo fue por el sobre.

One thought on “Sofía se escribe con S XX

Eva Schatten dijo...

Hermoso y triste

(Sin mencionar tragico)

AnnBere. Con la tecnología de Blogger.